Publicado hoy el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, aparte también de publicarse, entre otras medidas, el establecimiento como esenciales de determinados centros, servicios y establecimientos sanitarios.

El Gobierno de España viene adoptando medidas urgentes de respuesta que se añaden a las actuaciones en el ámbito comunitario e internacional, y algunas son acertadas, aunque muy escasas como ayuda, recogidas en los Reales Decretos-ley 6 a 9 de marzo.

Se adoptan las siguientes medidas:

  • Se adoptan medidas dirigidas al apoyo al alquiler de personas vulnerables, como la suspensión de lanzamientos para hogares sin alternativa habitacional y la prórroga extraordinaria de los contratos de arrendamiento de vivienda habitual. Asimismo, se establecen medidas conducentes a procurar la moratoria de la deuda arrendaticia para las personas arrendatarias de vivienda habitual en situación de vulnerabilidad económica y se crea un nuevo programa de Ayudas al Alquiler.
  • Se amplía el plazo de suspensión a 3 meses y se realizan ajustes técnicos para facilitar la aplicación de la moratoria de deuda hipotecaria para la adquisición de vivienda habitual.
  • La moratoria de la deuda hipotecaria del Real Decreto-ley 8/2020 inicialmente prevista para la vivienda habitual de las personas físicas se extiende ahora a los autónomos, empresarios y profesionales respecto de los inmuebles afectos a su actividad económica, de un lado, y a las personas físicas que tengan arrendados inmuebles por los que no perciban la renta arrendaticia en aplicación de las medidas en favor de los arrendatarios como consecuencia del estado de alarma.
  • Se amplía el alcance de la moratoria a los créditos y préstamos no hipotecarios que mantengan las personas en situación de vulnerabilidad económica, incluyendo los créditos al consumo.
  • Se crea un subsidio extraordinario temporal para las empleadas del hogar, compatible con el mantenimiento de otras actividades y la cuantía máxima a recibir será el SMI sin pagas extraordinarias.
  • Hay posibilidad de concesión de forma excepcional de moratorias en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social. El periodo de devengo en el caso de empresas sería el comprendido entre abril y junio de 2020, mientras que en el caso de los autónomos sería el comprendido entre mayo y julio de 2020. Se permite que las empresas y autónomos que no tengan en vigor aplazamientos de pago de deudas con la Seguridad Social puedan solicitar el aplazamiento del pago de sus deudas con la Seguridad Social, que deban ingresar entre los meses de abril y junio de 2020, con una rebaja sustancial del tipo de interés exigido que se fija en el 0,5%.
  • Aquellos autónomos que hayan suspendido su actividad y pasen a percibir la prestación por cese de actividad regulada en el Real Decreto-ley 8/2020 y que no hayan ingresado en plazo las cotizaciones sociales correspondientes a los días efectivamente trabajados del mes de marzo, podrán abonarlas fuera de plazo sin recargo.
  • Se prevén las formas en que se puede acreditar la reducción de la facturación en los autónomos.
  • Medidas de protección de los consumidores: En los contratos de tracto sucesivo, se paralizará el cobro de nuevas cuotas hasta que el servicio pueda volver a prestarse con normalidad; no obstante, el contrato no queda rescindido. En el caso de la prestación de servicios que incluyan a varios proveedores, como los viajes combinados, el consumidor o usuario podrá optar por solicitar el reembolso o hacer uso del bono que le entregará el organizador o, en su caso, el minorista, pudiendo utilizarlo en el plazo de un año desde la conclusión del estado de alarma, y, en caso de no utilizarse durante ese periodo, el consumidor podrá ejercer el derecho de reembolso.
  • Se permite suspender total o parcialmente los contratos de limpieza y seguridad cuando los edificios o instalaciones donde se desarrollan queden clausurados total o parcialmente, deviniendo imposible que el contratista preste los servicios.
  • En distintas Disposiciones Adicionales corrigen y varían distintos criterios que por precipitación e improvisación han hizo haciendo mal, como la portabilidad telefónica, entre otras muchas.

Veremos realmente su eficacia o si se han quedado muy cortas, que lo son, y, sobre todo, no se puede lanzar ideas y medidas que después se van recortando con criterios muy específicos: véanse las pautas marcadas, transcurridos casi 15 días desde la declaración de alarma, sobre los ERTEs consecuencia del COVID-19, o notas aclaratorias sobre el Real Decreto Ley 10/2020, o las variaciones en el SEPE y los Servicios Públicos de Empleo.