Sentencia del TJUE y cláusula suelo

Como ya comentamos en su día en esta página, en fechas de 22/07/2014, 17/10/2014, 26/02/2015 y 29/06/2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya se ha pronunciado sobre las consecuencias de la nulidad de las cláusulas suelo.

En Sentencia de 21/12/2016, el Tribunal dictamina que “se opone a una jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración del carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, de una cláusula contenida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el carácter abusivo de la cláusula en cuestión“.

Nuestro Tribunal Supremo determinó la nulidad por abusiva de las cláusulas suelos conforme a unos parámetros en Sentencia de 09/05/2013, pero al mismo tiempo limitó en el tiempo las compensaciones a los afectados, indicando en su Sentencia de 25/03/2015, que sólo “procederá la restitución al prestatario de los intereses que hubiese pagado en aplicación de dicha cláusula a partir de la fecha de publicación de la sentencia de 9 de mayo de 2013“. A pesar de considerar que llevaban razón y que los términos eran abusivos, el Supremo limitó precisamente a mayo de 2013 las compensaciones; y todo lo abonado irregularmente desde la firma de los contratos hasta entonces no podía ser reclamado.

Pero nuestra legislación nacional establece que, como consecuencia de la declaración de nulidad, y en aplicación del artículo 1.303 del Código Civil, procede la restitución íntegra e in natura de las cosas que se recibieron por razón de la cláusula contractual cuya nulidad e ineficacia se solicita, sin limitación alguna.

Ahora el TJUE indica que “procede recordar que, habida cuenta de la exigencia fundamental de una aplicación uniforme y general del Derecho de la Unión, el Tribunal de Justicia es el único que puede decidir acerca de las limitaciones en el tiempo que hayan de aplicarse a la interpretación que él mismo haya hecho de una norma del Derecho de la Unión“, y “la limitación en el tiempo de los efectos jurídicos derivados de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo, que el Tribunal Supremo acordó en la sentencia de 9 de mayo de 2013, equivale a privar con carácter general a todo consumidor que haya celebrado antes de aquella fecha un contrato de préstamo hipotecario que contenga una cláusula de ese tipo del derecho a obtener la restitución íntegra de las cantidades que haya abonado indebidamente a la entidad bancaria sobre la base de la cláusula suelo durante el período anterior al 9 de mayo de 2013“, por lo que la protección del consumidor “resulta incompleta e insuficiente y no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de dicha cláusula” y no resulta compatible con el derecho de la Unión Europea.

Le enmienda la plana el Tribunal de la Unión Europea a nuestro Tribunal Supremo, al establecer que no cabe restricción ni limitación temporal alguna de las consecuencias de la declaración abusiva de una cláusula por considerar que “El artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración del carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, de una cláusula contenida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el carácter abusivo de la cláusula en cuestión“.

 

 

 

Publicado en noticias