SECRETOS COMERCIALES (Directiva (UE) 2016/943)

El pasado día 15 de junio fue publicada la Directiva (UE) 2016/943, del Parlamento Europeo y del Consejo de 8 de junio de 2016, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.
El art. 2 de la Directiva define qué debe entenderse por secreto comercial en términos idénticos a los previstos en el art. 39.2 de los ADPIC. Esencialmente, deben concurrir los siguientes requisitos:

  • Que la información cubierta sea «secreta» en el sentido de que no sea, en su conjunto o en su dimensión específica de sus componentes, generalmente conocida por las personas pertenecientes a los círculos en que normalmente se utilice el tipo de información en cuestión, ni fácilmente accesible para estas.
    La prueba acerca del carácter confidencial o secreto de la información dependerá de la existencia de medios razonablemente necesarioa para asegurar qu el acceso a la información no sea fácil.
  • Que la información tenga un valor comercial, basado justamente en su carácter secreto. Ha de tratarse de un valor económico, ya sea presente o futuro, a fin de ganar o preservar su posición competitiva en el mercado o que lo sea en un futuro cercano.
  • Que aquella haya sido objeto de medidas razonables, en las circunstancias del caso, para mantenerla secreta, tomadas por la persona que legítimamente ejerza su control.

El beneficiado por los derechos que confiere la Directiva es, según el art. 2.2, se define como «cualquier persona física o jurídica que legítimamente ejerza el control de un secreto comercial».
La carga de la prueba le debe corresponder al titular o propietario, pues nadie mejor que él se encuentra para disponer de los elementos de convicción que demuestren el hecho de mejoría competitiva que otorga la información o secreto comercial.

Las actuaciones sancionadas conforme a la Directiva son la obtención, la utilización y la revelación ilícitas de los secretos comerciales. Téngase en cuenta, no obstante, que el infractor también puede ser quien obtenga o utilice el secreto art. 2.3 de la Directiva.
Pese a la generalidad de los comportamientos sancionados, la Directiva concreta en los apartados 2 a 5 del art. 4 cuáles justifican la calificación de ilícita al comportamiento en cuestión:

  • Acceso u obtención no autorizado
  • Utilización o revelación

La Directiva prevé también determinadas excepciones al hecho de la revelación, obtención o utilización ilícitas de un secreto comercial en su art. 5. Para las personas que divulgan un hecho confidencial con el fin de denunciar una situación ilegal o una irregularidad.
Cuando la presunta obtención, utilización o revelación han tenido lugar:

• En el ejercicio del derecho a la libertad de expresión e información recogido en la Carta, incluido el respeto a la libertad y al pluralismo de los medios de comunicación.
• Para poner al descubierto alguna falta, irregularidad o actividad ilegal, siempre que la parte demandada actuara en defensa del interés general.
• Con el fin de proteger un interés legítimo reconocido por el Derecho de la Unión o nacional.

Las medidas procesales, los procedimientos y los eventuales recursos que el titular del secreto comercial tiene a su disposición para perseguir las conductas sancionadas, artículos 6 a 15.

  • Características de las medidas, procedimientos y recursos.– Habrán de ser justos, equitativos, efectivos, disuasorios y no comportar plazos irrazonables o retrasos injustificados.
  • Plazo de prescripción para el ejercicio de las pretensiones sobre el fondo. Especial cuidado en establecer que los plazos de prescripción no sean superiores a seis años.
  • Enfoque «judicial» de las medidas, procedimientos y recursos. La Directiva está claramente orientada a la solución «judicial» de la controversia.
  • Preservación confidencialidad del secreto comercial pendiente el proceso.
  • Medidas provisionales y cautelares. También prevé la Directiva la posibilidad de que el titular del secreto pueda interesar la adopción de medidas provisionales y cautelares.

Al solicitante de las medidas se le puede exigir la adopción de garantías que salvaguarden el riesgo de causar un daño o perjuicio a la persona frente a la que se adoptan.
Cabe incluso que el juez acuerde la imposición de medidas correctivas, sin especificar cuáles la Directiva. No son excluibles multas coercitivas.

  • Acción de indemnización por daños y perjuicios. Prevé (art. 14) el derecho del demandante a exigir al infractor «que supiera o debiera haber sabido que se estaba involucrando en la obtención, utilización o revelación ilícitas» del secreto comercial, que le pague una indemnización por daños y perjuicios adecuada «respecto del perjuicio realmente sufrido como consecuencia» de los comportamientos sancionados.

Para determinar la cuantía de esa indemnización las autoridades judiciales tendrán en cuenta todos los factores pertinentes, como los perjuicios económicos, el lucro cesante del perjudicado, el enriquecimiento injusto obtenido por el infractor e incluso el perjuicio moral causado al titular del secreto comercial.

En definitiva, la Directiva constituye un instrumento para preservar el carácter secreto de determinadas informaciones, y de la que obtener los remedios jurídicos oportunos para su preservación secreta y su defensa.

Publicado en noticias