Premio de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y La Bilbaína

El pasado 4 de marzo le fue entregado a nuestro querido amigo, el Dr. PEDRO ACHA GANDARIAS (Médico investigador en el ámbito del diseño e innovación en la anestesia), el Premio «D Máximo Aguirre – Dr. José Carrasco»,  por parte de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y la Sociedad Bilbaína, en su décima edición, por la consolidada labor investigadora, siendo el inventor del Airtraq y el Totaltrack VLM, dos ingenios que han dado la vuelta al mundo en el campo de la anestesia.

El acto de entrega estuvo presidido por el máximo representante de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao (ACMB), Juan Goiria, y el presidente de la Sociedad Bilbaína, Germán Barbier. En el acto, también estuvieron presentes Iñigo Pombo, concejal del Ayuntamiento de Bilbao; el consejero de Salud del Gobierno vasco, Jon Darpón; el obispo de Bilbao, Mario Iceta; Carlos Bargos, director de Cáritas Bizkaia, y el doctor Ricardo Franco Vicario, maestro de ceremonias del acto; además y entre otras autoridades civiles y sanitarias, asistieron Marisa Arteagoitia, directora del Instituto Vasco de Innovación Sanitaria; Álvar Net, presidente de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Catalunya y Baleares; Maite Feito, presidenta de la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia; Enrique Hilario, decano de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UPV/EHU; Cosme Naveda, presidente del Colegio de Médicos de Bizkaia; Elena Castiella, presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia; Juan Sagales, presidente de Medcom Flow, y numerosos miembros de la Junta de Gobierno de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao.

Es una recompensa a la labor de integración de las ciencias de la salud en la sociedad civil, a la que también apoya BILBO CONSULTEC.

Pedro Acha Gandarias es un médico atípico, que no ejerce la medicina hospitalaria como la mayoría de los médicos, ni su especialidad, la oftalmología, realizada en Inglaterra. Empero y gracias a su singularidad y a su capacidad creativa como inventor, ha conseguido llegar a la cima de la investigación, el desarrollo y la innovación (el llamado I+D+i) en Biotecnología. Sus patentes son tan útiles y eficaces que han llegado a conquistar las unidades de anestesia y las UCI de medio mundo.

En temprana edad, ya registró su primera patente que fue el videolaringoscopio “Airtraq”, que realmente revolucionó el mundo de la anestesia, la reanimación y la medicina intensiva, patentando como inventor el “laringoscopio óptico-luminoso” en 2000 y otros muchos más, que pueden comprobarse en la Oficina Española de Patentes y Marcas, así como en las respectivas de más de veinticinco países de todo el mundo.

Por su vital importancia, recogemos su última entrevista concedida al diario Deia, a través de Jon Mujika, el 06/03/2016:

BILBAO – Los hospitales de medio mundo saben de sus hazañas. No por nada, Pedro Acha firma en los registros de patentes bajo los inventos del Airtraq y el Totaltrack, dos de los prodigios que han mejorado el delicado instante de la anestesia, un tiempo delicado, casi cogido con hilos. El hombre de curiosa inquietud, que ya en Segundo de carrera fundó la DYA en Getxo, vio episodios críticos de entubación en ese intenso tiempo de las ambulancias y puso a su cerebro manos a la obra. Ahora regresa a Bilbao desde su última empresa -ha fundado otras dos…- para recoger el premio Doctor José Carrasco-Don Máximo de Aguirre, concedidos al alimón por la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y la Sociedad Bilbaina. Vive en Sevilla.

¿Por qué?

-Es una historia digna de Ocho apellidos vascos. Trabajando en Hong Kong conocí a una andaluza por Internet y a mi regreso decidí ir a visitarla.

¡Eso es ímpetu y capacidad de improvisación!

-Puedo contarle mil historias. Por ejemplo, que desarrollé mi primera patente en un garaje de Leioa junto a un compañero.

¡Silicon Valley a la vizcaina!

-Ja, ja. ja. No quiero ni pensar qué dirá si le cuento que la desarrollé con el espejo retrovisor de mi R5, unas gafas de lectura y la batería de un mando a distancia. Hoy en día está en un museo.

¿Le llamo doctor, señor inventor?

-Yo prefiero la faceta de médico a la de inventor, me llena más. Practico la medicina todas las semanas solo que en lugar de estar adscrito a un solo hospital trabajo en quirófanos de medio mundo.

¡Quíteme el miedo!

-Eso es intransferible. Lo que sí le digo es que hoy en día es más peligroso el proceso de la anestesia que la cirugía del corazón. Entre el 7 y el 10% de los pacientes del mundo tienen una intubación difícil. Y eso es mucha gente.

¿Cuándo corro más peligro: al dormirme o al despertar?

-Primero si es usted obeso o fumador o politraumatizado sube el riesgo. Los anestesistas usan dos drogas esenciales: una para dormirle y otra para relajarle. La primera está muy controlada por la ciencia, pero la segunda paraliza el cuerpo y una máquina tiene que respirar por usted. Por eso es tan importante hacerlo rápido.

¿Cuánto de rápido?

-Decimos que si no aciertas con la intubación a la segunda pulses el botón de auxilio. No lo intentes la tercera, deja que lo intente otro.

¿A quién puede equipararse un anestesista?

-Yo lo comparo con un piloto de avión. En un quirófano, como en los aviones, lo más peligroso es el despegue y el aterrizaje. Y es más peligroso, como en el aire, lo primero.

Me han hablado maravillas de usted en Dublín…

-Con la máscara laríngea, el Totaltrack, acabamos de ganar el segundo premio en el congreso mundial de anestesia.

¡Eureka! A jubilarse.

-No, no. Yo sigo al pie del cañón.

¿Qué desafío le aguarda a la vuelta de la esquina?

-El siguiente reto es qué hacer con los pacientes que no se pueden entubar ni ventilar. Ya estoy en ello pero me entenderá que…

Publicado en noticias